No te preocupes más, con estos sencillos trucos, ya no tendrás esos problemas:

  1. Escoge bien las papas que vas a usar: Existen muchas variedades en el mundo, así que debes preguntar cuál es la mejor papa para freír en tu país, como sugerencia, la papa holandesa es excelente para este fin, como casi todas las papas amarillas. No utilices la papa semilla.
  2. Pela las papas y dejarlas en remojo 30 minutos antes de freír, esto para retirar el exceso de almidón.
  3. Cortar las papas todas de un mismo tamaño y grosor, lavar y escurrir bien.
  4. Usa un sartén o una olla profunda con bastante aceite, de lo contrario las papas no cocerán.
  5. Calienta el aceite pero no dejes que se queme y empiece a humear, pon un pequeño trozo de papa en el aceite y si ves burbujas entonces ya está listo para freír.
  6. Un truco para que las papas no estén en el aceite tanto tiempo es, una vez cortadas y lavadas, ponerlas a cocer en una olla con agua y cuando el agua empiece a hervir, cocer las papas unos 4 minutos, sacar, escurrir muy bien y Luego freír.

En realidad todo se basa en la papa que escojas y en la cantidad de aceite que uses y para que te queden más ricas, no olvides sazonarlas con sal, pimienta y un poco de paprika.